7 Consejos para conducir con seguridad bajo la lluvia

7 Consejos para conducir con seguridad bajo la lluvia

En octubre-noviembre empieza la temporada de lluvias en Málaga. No es que llueva muchísimo, no, pero algo de agua sí que cae. Y si bien eso no va a evitar que sigamos cogiendo nuestro Volkswagen, sí que debería ponernos las pilas para que tomemos precauciones. Porque conducir con lluvia requiere una serie de medidas extra de cara a la seguridad.

Para empezar, cuando llueve podemos observar que la carretera está más poblada de lo habitual. Básicamente porque hay personas que de entrada no suelen conducir demasiado, y cuando llueve, no dudan en coger el coche. Y claro, teniendo en cuenta que se trata de conductores que no manejan todos los días y que las condiciones atmosféricas no son las más óptimas, pues la cosa se complica.

Luego que, claro, el asfalto está húmedo y resbala, por lo que nuestra forma de conducir debe adaptarse a las circunstancias. Y no hablemos de la visibilidad porque, evidentemente se reduce en un alto porcentaje, y hay que estar más alerta de lo normal. 

En Volkswagen Safamotor nos preocupa tu seguridad al volante. Y es por eso queremos ofrecerte siete consejos para que conduzcas bajo la lluvia con toda la tranquilidad que te ofrece saber que lo tienes todo bajo control. 

1. Comprueba tus limpiaparabrisas. Esta es una de las partes del coche a la que hay que prestar más atención a la hora de conducir con lluvia. ¿Funcionan bien los limpiaparabrisas? ¿Y las escobillas? ¿Chirrían o ensucian más que limpian? Si este es el caso, ya sabes que en nuestros talleres tenemos disponibles limpiaparabrisas y escobillas específicas de nuestras marcas a tu disposición. ¡No dudes en venir a vernos!

2. Revisa tus neumáticos. A los neumáticos también hay que prestarles especial atención en los días de lluvia. Porque si están gastados, rajados o sueltos, podemos sufrir un accidente. Y es que si, por ejemplo, el dibujo de nuestros neumáticos está desgastado, el agarre de los mismos disminuye.

3. Enciende las luces. Porque con la lluvia, se reduce la visibilidad, lo ideal es encender las luces. Y no sólo para ver mejor, sino también para que nos vean. Enciende las luces delanteras y mantén la de cruce, pero no utilices los faros antiniebla.

4. Mantén la distancia de seguridad. Y es que, entre que el asfalto está mojado y puede resbalar, la visibilidad es inferior y hay muchas personas en la carretera que no conducen a diario, las posibilidades de tener un accidente aumentan. Además, por muy buenos neumáticos que tengamos, la distancia de frenado siempre va a ser mayor en un asfalto mojado que en una carretera seca.

5. Ve tranquilo y conduce sin movimientos bruscos. En realidad siempre deberíamos tratar de no ser bruscos al volante, pero más aún cuando llueve. Recuerda: no aceleres demasiado ni frenes demasiado fuerte, porque podrías perder el control de tu coche.

6. ¡Evita los charcos!. Porque no sabemos qué profundidad pueden tener y nos podemos quedar atrancados, tener un pinchazo o un llantazo y se puede calar el motor de nuestro coche.

7. ¿Aqua… qué?. Sí, que sí, que es un palabro. Pero palabro o no, el ‘aquaplanning’ es muy real. Porque cuando el agua se acumula, tu coche puede perder adherencia y, en consecuencia, tú puedes perder el control del vehículo. ¿Qué hacemos si nos ocurre esto? Justo lo contrario de lo que pensaríamos: ni frenar, ni acelerar, ni girar el volante. En caso de “aquaplanning” o hidroplaneo, lo que debemos hacer es levantar el pie del acelerador y mantener la dirección firme hasta que notemos que el vehículo se va parando.

Usamos cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Puedes aceptar todas las cookies pulsando "Aceptar", configurar o rechazar su uso pulsando "Configurar". Más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES.

Aceptar Configurar